Borgen, ese “otro” gran invento seriéfilo danés

Borgenok

Hay a quien le da por escuchar la misma canción tropencientas mil veces. También están los que son incapaces de cambiar de plato en su restaurante favorito. Y luego hay una tercera especie: la de los obsesionados por cierto tipo de series. Aunque tenemos algo de todos, andábamos más bien en el tercer grupo, obnubilados con los thrillers escandinavos, cuando dimos con Borgen, que tiene muy poco de thriller pero todo de escandinava. Y fue lo que necesitábamos para salir del círculo vicioso y dejar descansar un rato tanta trama de muertos con investigadores de jerseys gordos.