The Affair, ¿tan buena como la pintaban?

THE AFFAIR

No queda muy allá reconocerlo, pero los firmantes de este blog tenemos bastante de borregos: si no llega a ser porque The Affair ganó dos Globos de Oro y porque de repente mucha gente lista y preparada decía que era buenísima, no hubiéramos llegado a verla. ¿La sorpresa? Que quizá no nos hubiéramos perdido tanto si nos fiáramos un poco más de nuestro instinto. Porque si no empezamos a seguirla al principio, cuando aún no era la serie del momento, fue porque pensábamos que era una especie de telenovela cara, de las que tienen música y fotografía chula además de buenos actores pero una trama-culebrón que no da mucho de si. Y algo de eso había.

The-Affair1

Los protagonistas de la serie, los británicos Dominic West y Ruth Wilson

Resulta que no nos equivocábamos tanto: The Affair es exactamento lo descrito, sólo que con un punto de intriga que desconocíamos y que nos llevó a tragarnos entera esta primera temporada. Sólo por eso acabamos salvándola, aunque los críticos de verdad ni siquiera mencionan esa trama secundaria misteriosa. Vamos, que lo interesante según ellos son otras muchas cosas que sí, están bien, pero tampoco para tanto cohete. Ahí van sus alabados aciertos y nuestra opinión sobre ellos.

  • La trama desde dos puntos de vista. La grandísima virtud de esta serie, que la hace original, estratosférica y apoteósica según los entendidos, es que la aventura entre Noah Solloway (Dominic West) y Alison Bailey (Ruth Wilson) está contada desde el punto de vista de él y también desde el punto de vista de ella, dividiendo cada capítulo en dos partes que no se repiten exactamente: cada uno lo recuerda de una manera, así que son como dos historias, y además se va añadiendo información sobre lo contado en la otra versión. Coincidimos en que no es la estructura habitual de las series, pero tanto como novedad, novedad… Ejemplos anteriores hay unos cuantos, sobre todo en el cine, aunque puede que el más conocido sea el de la peli de Kurosawa, Rashomon. Pero sobre todo es que esa forma de contar la historia tampoco nos parece que aporte demasiado: en la versión de él, ella fue la que se le insinuó; en la de ella, él fue quien le tiró los trastos. Y así con casi todo. Si en la versión de él ella fuera una extraterrestre de color morado en lugar de una camarera y en la de ella él fuera un tipo gordo y calvo en lugar de un atractivo padre de familia, entenderíamos el revuelo por lo de las dos versiones. Pero siendo así la cosa nos parece que no es para tanto.

  • El ambiente pijo/obrero. Otro de los ganchos de The Affair según los críticos es que está muy bien reflejado el contraste entre dos “mundos”, el de Noah y el de Alison, el elitista adinerado de los veranenantes neoyorquinos que van al pueblecito de la costa los veranos y el de los vecinos locales que sobreviven gracias a esos turistas pijos a los que no aguantan. Total, que la cosa queda dividida social y económicamente, mostrando las ventajas y las dificultades de unos y otros. No es que sea un PP/Podemos, pero por ahí va la cosa. Y sí, puede que esté bien reflejado. Igual que en toda buena telenovela que se precie, que si la prota es rica vamos regular. Pero precisamente porque siempre se cuenta igual la historia el tema hasta chirría. Es posible que nos cogiera en una mala semana, pero el caso es que nos pareció que era otra vez más de lo mismo, y la verdad es que mola más algo diferente a lo ya visto.

    The-Affair2

    Los Solloway, al completo

  • Los infieles. Otro de los aciertos laureados por los críticos ha sido la elección de los actores protagonistas: Dominic West, el que ya siempre será el detective Jimmy McNulty de The Wire, y Ruth Wilson, la Alice Morgan de Luther. Y la verdad es que en esto no tenemos ni media pega: los dos actores -por cierto, ambos ingleses aunque hagan de estadounidenses en la serie- están no sólo bien, sino muy requetebien. Vamos, que nos los creemos, los queremos, también los odiamos (según en qué parte de la primera temporada andemos), esperamos que acaben juntos, que lo dejen… Total, que vivimos la historia con ellos gracias a que ambos nos meten en sus papeles sin el menor esuerzo. ¡Qué vivan West y Wilson!

    The-Affair4

    Los Lockhart

  • Los segundones. También las parejas de los infieles de The Affair se han llevado buenas críticas, y tampoco en esto les llevamos la contraria: interpreta al marido de Alison Cole Lockhart, aquel Pacey Witter de Dawson’s Creek (Joshua Jackson), y resulta que el tipo está mejor que bien. Uno de los que se ha reciclado con éxito de las series de adolescentes, así que el que vale, vale. En cuanto a la mujer de Noah, Hellen Solloway, la elegida para interpretar el papel fue Maura Tierney, la doctora Abby Lockhart de Urgencias, y aunque su personaje nos cae regular, parece que esa es la intención, así que ni un pero.

No nos ha dado tiempo a contaros que los creadores de esta serie son Hagai Levi y Sarah Treem, los mismos responsables de En Terapia. Ni que además de la aventura sobre la que gira la trama principal, hay una segunda trama que deja intuir que los protagonistas están relacionados de alguna forma con un crimen. Ni que el pasado de ella oculta un hecho muy traumático y el de él, una hartura de mucha tela con su familia política. Ni alguna cosilla más. Pero como se trata de que los que aún no hayáis visto la serie decidais si merece la pena o no verla, os dejamos con el trailer. ¡Buena semanilla!

Bea

View more posts from this author