Borgen, ese “otro” gran invento seriéfilo danés

Borgenok

Hay a quien le da por escuchar la misma canción tropencientas mil veces. También están los que son incapaces de cambiar de plato en su restaurante favorito. Y luego hay una tercera especie: la de los obsesionados por cierto tipo de series. Aunque tenemos algo de todos, andábamos más bien en el tercer grupo, obnubilados con los thrillers escandinavos, cuando dimos con Borgen, que tiene muy poco de thriller pero todo de escandinava. Y fue lo que necesitábamos para salir del círculo vicioso y dejar descansar un rato tanta trama de muertos con investigadores de jerseys gordos.

Porque aunque compartan escenario, en este caso Dinamarca, Borgen no es una serie policíaca. Que conste que estas nos siguen encantando, pero cuando empezamos a ver Borgen nos pareció haber dado con LA serie. Llegó a enviciarnos mucho. Pero mucho. Tanto que en medio de esa obsesión por tragarnos todas las temporadas del tirón, y ante las dificultades por encontrarla en las webs habituales, acabamos viendo capítulos en versión original, o sea, danés, con subtítulos en catalán. Que sonará muy normal para quienes hablen catalán, pero para los que no pasamos del “gràcies” nos costaba tela entender aquello. Por suerte hoy la tenéis en Canal + Series, y también en varias webs -aprovechad antes de enero, que la cosa se está poniendo fea…- con todos los subtítulos imaginables, así que sólo hace falta disfrutarla… y ser algo rápidos en la lectura (después de tres temporadas y 30 capítulos sólo podemos decir que “buenos días” en danés se dice “godmorgen”).

Borgen

Secuencia de la tercera temporada

Razones para el enganche

Para los que no hayáis visto nada sobre ella os podemos decir que va de la vida de Birgitte Nyborg, una política más bien de segunda en el sentido de que no se había imaginado nunca como primera figura política de todo un país dado el peso de su partido minoritario, que por circunstancias varias acaba como primera ministra de Dinamarca. Su día a día en su oficina -el Palacio de Christiansborg, conocido como Borgen-, en casa y delante de las cámaras de los periodistas da lugar a una trama donde hay colegas-mentores a los que quizá haya que poner zancadillas, ambiciosos jefes de prensa dispuestos a todo, contrarios políticos que dejan mucho que desear y también maridos buenorros -en ambos sentidos- que no saben muy bien cómo encajar todo esto, hijos pequeños a los que no hay mucho tiempo de ver, ex de colaboradores cercanos que pueden tirar todo por la borda…

Borgen

Escena de la primera temporada de Borgen

¿Por qué esta serie nos pareció todo un descubrimiento -que ya habían hecho otros antes, dicho sea de paso-? Pues porque por más que la comparen con otras buenas series como El Ala Oeste de la Casa Blanca tiene otro aire que no habíamos visto hasta ahora. Para empezar, es más llana, y en todo el sentido que queráis darle a la palabra. Eso mola. La vida privada de un político -uno que pueda parecer “normal” o al menos salve distancias con el presidente extreñido llamado Fitz que es novio de la Olivia Pope de Scandal o con el extravagante (aunque a nosotros nos encante) Frank de House of Cards– puede intrigar, y mucho, al espectador. Aunque sea “aparentemente” normal, y ahí es donde está la gracia.

Borgen

La protagonista junto a Kasper Juul, su jefe de prensa, y Bent, su mentor.

Para seguir, la prota no es del todo una santa, aunque tampoco un auténtico demonio: se trata de una mujer, con los condicionantes que eso conlleva en un país donde nunca había habido una primera ministra. Y es una tipa ambiciosa, que si no no pintaría nada ahí. Pero también es una política con los pies en la tierra, lo que hace que se sienta empatía por ella.

Borgen

Secuencia de la tercera temporada

Y para terminar, cada temporada (son tres) gira en torno a una trama diferente que consigue enganchar al personal sin que se pierda ningún interés. Quizá porque los personajes principales se mantienen pero cambian de ocupación, de estado civil y de todo lo que se puede cambiar en unos años, así que la cosa no queda estancada mientras aparecen nuevas tramas interesantes. Tanto que hubo que prepararse -aquí sale la vena friki- para ver el último capítulo sabiendo que no iba a haber más temporadas. Porque había que despedirse de la genial Birgitte, del malvado-bueno de Kasper, de Torben, de Ulrik, de Pia, de Katrine… Un placer haberlos conocido. Os dejamos con el trailer.

Bea

View more posts from this author