8 razones por las que os gustará la nueva serie de los Coen. ¡Qué viva Fargo!

Cartel-de-presentación-de-Fargo

Para los que tenemos cierta tendencia a engancharnos a cualquier cosilla -léase hamburguesas matahumanos, bebidas carbohidratadas que según la leyenda deshacen metales o la televisión en general- es todo un premio dar con una serie buena. Más que nada, porque si aflora la vena compulsiva tras el primer capítulo, que aflorará, nos sentiremos mejor con nosotros mismos si nos tragamos tres horas de una serie que merece mucho la pena que si pasamos el mismo tiempo viendo algo que no es para tirar cohetes. Así que cuando damos con una de esas series, estamos más que de enhorabuena. Y nosotros lo estamos. ¿La culpable? La genial Fargo.