La prota entre las protas: Sarah Lund, la poli de Forbrydelsen

forbrydelsen-sarah-lund-cartel-serie

Hay personajes que nos gustan tanto que no atendemos a razones: si se meten con ellos es peor que si criticaran a nuestro equipo fútbol, y quienes no los adoran tanto como nosotros o no han visto la serie o es que algo extraño ocurre en su cerebro. Así de radical. Porque como el encanto que ejercen sobre nosotros no es racional, nuestras posturas tampoco. Por eso acabas poniendo tanto empeño en que los otros entiendan tu devoción, hasta que en algún momento alguien te dice que sería mejor que te miraras eso. Y tendrá razón.