Una de secretos: la serie del proyecto Manhattan

Manhattan-tv-serie

Vamos a empezar este post confesando que somos un poco incoherentes. Por eso vemos series que en principio no nos apetecen -luego ya si eso nos cabrearemos por no habernos hecho caso a nosotros mismos-. O nos enganchamos a un thriller cuando lo que buscábamos era una comedia. O ponemos verde una serie a los tres capítulos pero acabamos por no dejarla hasta que acaba. Esa es la razón por la que empezamos a ver una serie de las que nos daban mucha pereza. No por los actores – el casting sí es muy apetecible- o porque tuviera un argumento muy trillado -en principio puede parecerlo, aunque luego no es así-, sino porque está ambientada en una época que siempre nos echa un poquillo para atrás, la II Guerra Mundial. Y para más tela, el tema sobre el que se desarrolla toda la serie no puede estar más ligado al conflicto bélico de mitad del siglo XX. Pero andábamos en época de sequía y no encontramos nada mejor. Moraleja: no te fíes de tus prejuicios. Tuvimos que reconocer (otra vez) que no damos una. Manhattan, que a todo esto no os habíamos dicho de qué serie hablábamos, está no sólo pasable sino bastante bien. Os contamos por qué.