Nuestro querido Sherlock

sherlock-serie-tv

Ya os hemos contado en alguna ocasión que no ganaríamos un duro como pre-evaluadores de posibles éxitos: lo que de primeras, cuando te cuentan el argumento, nos suena a fracaso del gordo resulta ser buenísimo. O viceversa: lo que sonaba a serie de las buenas acaba siendo un fiasco cuando lo ves materalizado en pantalla. Y eso que, como somos conscientes de que fallamos tela, últimamente procuramos no prejuzgar. Aunque en este caso era difícil: ¿cómo es posible que el cansino de Sherlock Holmes -¿cuántas películas han hecho sobre este personaje?- protagonizara una serie que resultara entretenida, con sentido del humor, sorprendente y actual sin perder cierto aire a siglo XIX? Pues sí, era posible. Y tanto que sí.