The Leftovers: la empollona de la clase saca un aprobadillo

Cartel promocional de The Leftovers

Al principio pensábamos que no la habíamos pillado. Igual era cosa de este verano tan raro, en el que lo mismo te achicharras que te encuentras buscando una bufanda. O de que por estas fechas se atonta uno más de lo normal. De hecho llegamos a creer que es que The Leftovers era solo para listos muy listos que entendían algo más que nosotros. Porque visto el arranque, en el que desaparece de golpe y porrazo el 2% de la población mundial sin explicación, lo que esperábamos es que la serie fuera de que un personaje o dos o el pueblo entero acabaran dando con la tecla averiguando por qué pasó lo que pasó. Pero no.