Cómo engancharse a Juego de Tronos aún odiando “esas” series

Juego-de-tronos

Desde que Juego de Tronos conquistó a media humanidad, incluido al difícil colectivo de los críticos, parecía que no quedaba opción: esa serie tenía que gustarte sí o sí. Si no, es que el mundo seriéfilo no era lo tuyo. Por esa razón, en el caso de que no estuvieras entre los fans, atreverse a confesarlo era un acto de valentía nada fácil. Como cuando sueltas una mentirijilla sin importancia simplemente porque es más sencillo que dar un montón de explicaciones pero de repente la cosa se va de madre y a ver quién es el listo que aclara el embrollo entonces.

Pues algo parecido pasa con Juego de Tronos: confesar que a ti no te va no entra en los cánones de muchos seriéfilos. Es más, puede resultar hasta ridículo, sobre todo si te has tragado auténticos bodrios sin protestar demasiado (ya os hablamos de nuestra lista de series inconfesables). Pero lo cierto es que a pesar de la audiencia mastodóntica que ha conseguido (8 millones de espectadores en la emisión del primer capítulo de la quinta temporada), Juego de Tronos no es una serie fácil. O al menos, no lo es para todo el mundo. O mejor dicho: no lo es al principio, hasta que le coges el punto. Porque a quienes no somos muy amigos de las series que nos resultan un tanto ajenas, situadas en una época y en un mundo que nos pilla muy a contrapelo, puede echarnos un poco para atrás.

Juego-de-tronos2

Daenerys Targaryen (Emilia Clarke), en una secuencia

¿Dónde está el truco entonces para conseguir engancharte a esta serie sin que, así, de primeras, te resulte apetecible? Pues en olvidarte de todo lo que te han contado de Juego de Tronos y centrarte en lo alucinante de unas tramas que, si no fuera por la vestimenta y el lenguaje, podrían estar ocurriendo aquí mismo. O en dejar de criticar que en la serie casi todo el mundo es malo y aceptar que, más que una cuestión de genética chunga, se trata de necesidad de supervivencia: es muy fácil unirse al clan de los empáticos y ayudar al prójimo cuando no hay 100 tíos ideando formas de asesinarte. Y también en hacerse un buen croquis para entender el jaleo de familias que luchan por el poder y averiguar a lo que están dispuestas por él (tenéis uno buenísimo en este enlace y también un segundo en este otro).

Juego-de-tronos3

Joffrey Baratheon y Margaery Tyrell

Pero lo que a nosotros de verdad nos acabó de enganchar fueron algunos de sus personajes, como el genial Tyrion Lannister, y por supuesto, sus frases lapidarias (las suyas y las del resto de personajes, aunque Tyrion se lleva la palma en ocurrencias). ¿Cómo no vas a engancharte a una serie en la que una mujer le suelta a su hermano como si tal cosa “Si quisiera matarte, ¿crees que una puerta de madera me lo impediría?”. ¿O que resume en qué consiste realmente el amor haciendo que uno de los personajes diga: “La gente se ama cuando le viene bien. Ella lo sabe, tú no, y por eso no podrás conservarla”? ¿O que logre crear tensión con frases demenciales que sin embargo en este escenario nos resultan más que creíbles, al estilo de “Debemos llegar antes de que acabe el invierno, o todos los que habéis conocido habrán muerto” o “ No se puede matar a quien ya está muerto”?

Juego-de-tronos4

Cersei junto a su hermano, Jaime Lannister, en el centro. A la izquierda, Daenerys y a la derecha, Tyrion Lannister.

Para nosotros, esas sentencias geniales son lo mejor de la serie, y una excusa, más que suficiente, para acabar enganchándote a Juego de Tronos a pesar de las reticencias previas. Por si aún no la habéis visto, os dejamos algunas de esas frases que nos encantaron, a ver si os convencen:

– “Si pierdes el tiempo intentando que la gente te quiera, acabarás siendo el muerto más querido de la ciudad” (Tyrion Lannister)

– “Si morimos, moriremos. Pero primero vamos a vivir” (Ygritte)

– Baelish: ¿Sabes lo que es el reino? Son las mil espadas de los enemigos de Aegon, una historia que decidimos contarnos una y otra vez hasta que nos olvidamos de que es una mentira.

– Varys: Pero, ¿qué nos queda una vez que se abandona la mentira? Caos, un pozo enorme, a la espera de tragarnos a todos.

– Baelish: El caos no es un pozo, el caos es una escalera.

– “Los dioses no tienen misericordia, es por eso que son dioses” (Cersei)

– “El dinero compra el silencio durante un tiempo. Una flecha en el corazón lo compra para siempre” (Tyrion Lannister)

– Daenerys Targaryen: De donde yo vengo, los huéspedes son tratados con respeto, no son insultados en la puerta.

– Comerciante de especias: Entonces, tal vez debería volver de donde viene. Le deseamos lo mejor.

– “Las personas tienen hambre de algo más que comida. Ellos anhelan distracciones. Y si no disponen de ellas, van a crearlas por su propia cuenta. Y sus distracciones son propensas a terminar con nosotros hechos pedazos” (Olenna)

– “Se ha escrito muchísimo sobre grandes hombres, pero no tanto sobre los necios. No me parece bien” (Tyrion Lannister)

– “La verdad siempre es horrible o aburrida” (Sansa Stark)

– “Y yo soy Daenerys de la Tormenta, Daenerys de la Casa Targaryen, de la sangre de Aegon el Conquistador y Maegor el Cruel, y antes que ellos de la antigua Valyria. Soy la hija del dragón, y os juro que esos hombres morirán gritando” (Daenerys Targaryen)

– “Creo que la gente inventó a los dioses porque quería que sus hijos durmieran toda la noche de un tirón” (Tyrion Lannister)

– Varys: Siempre he odiado las campanas. Suenan para el horror: un rey muerto, una ciudad sitiada.

– Tyrion Lannister: Una boda.

– Varys: Exactamente.

– “Has olvidado lo más importante acerca de las putas. No se compran, sólo se alquilan” (Tyrion Lannister)

– “¿Sería excesivo que te pidiera que salvaras mi vida dos veces en una semana?” (Tyrion Lannister)

Pues hasta aquí nuestro homenaje a una serie en la que nos costó entrar y acabó convenciéndonos. Os dejamos con el trailer de la quinta temporada, que está resultando una buena sorpresa. ¡Buena semana!

Bea

View more posts from this author