Better Call Saul: mucho más que superar la morriña de Breaking Bad

Better-call-saul

Hay quien dice que los spin-offs son una especie de café descafeinado. O de cerveza sin alcohol. O de tortilla con huevina, que no con huevo. Un producto para nostálgicos que buscan un sucedáneo de su “vicio” aunque sepan que el sustituto nunca será tan bueno como el original. Por esa razón, los viciosos de Breaking Bad, que somos una buena tropa, seguramente nos tragaríamos el primer capítulo de un spin-off, que es lo que tiene la morriña. Pero también habría muchas papeletas para que todo ese clan de seguidores de Walter White hiciéramos un Manuel Luque: buscar, comparar y si encontramos algo mejor, comprarlo. Porque una cosa sería ver un capítulo suelto y otra tragarse toda una temporada.