The Fall: cómo cazar a un asesino en serie en Irlanda

Cartel-The-Fall

Ahora que está al caer la segunda temporada de la miniserie de la BBC The Fall, toca hacer un repaso de esa historia por la que la eterna agente Scully -Gillian Anderson- y el guaperas norirlandés que fue seleccionado para protagonizar 50 sombras de Grey, Jamie Dornan, se han llevado una pila de nominaciones y premios.

Para los que aún no la hayáis visto os podemos decir que no, no es otra serie acerca de la investigación de varios asesinatos que conducen a un homicida en serie. O sí, ese el argumento. Pero The Fall no es “otra serie” más. Y ahí está lo complicado: con la cantidad de películas y series que hemos visto acerca de cómo la Policía atrapa un asesino en serie, lo raro es que no nos echemos unas cuantas cabezadillas con otra historia que plantea el mismo argumento. Pero The Fall (en la cadena AXN la tradujeron como La Caza) consigue no sólo que no bostecemos, sino mantenernos intrigados hasta volver a poner en práctica la rutina de “el último capítulo y a la cama” (son sólo 5 capítulos, así que hay bastantes papeletas de que el último sea el quinto aunque te den la 4 de la mañana).

The-Fall

Gillian Anderson en The Fall.

Lo extraño del asunto es que consigue despertar y mantener el interés por más que desde el principio sepamos quién es el asesino. O quizá ese es el truco: que como sabemos quién es, lo que hace y por qué lo hace la gracia está en averiguar cómo la Policía va a llegar a saber lo mismo que sabemos los espectadores.

Lo que sabemos los espectadores es que una detective de Scotland Yard llega a Belfast para inspeccionar la investigación en punto muerto de un asesinato. Pero como es una tipa muy lista, da con la tecla que hace avanzar la historia: ese asesinato está relacionado con otros dos. Ya sólo falta cazar al asesino en serie que se encarga de matar mujeres profesionales treintañeras. Y lo que nos muestran es eso: cómo la detective Gibson organiza la caza del homicida mientras vemos cómo el asesino Paul Spector sigue cazando a sus víctimas y llevando con naturalidad su doble vida.

¿Por qué The Fall tuvo tanto éxito? Seguramente porque ha sabido mezclar estupendamente los ingredientes básicos para que la cosa funcione. Estos son algunos de ellos.

The-Fall

Jamie Dornan en una secuencia.

Gillian Anderson y Jamie Dornan. ¿Puede alguien estar mejor ahora que hace más de dos décadas -aparte de Antonio Banderas y algún que otro pactante con el diablo-? Pues sí. Y tanto. Gillian Anderson es buen ejemplo, y si no que levante la mano el que no quiera que los años pasen por uno como lo han hecho por la agente Scully. Es ella quien lleva el peso de la serie interpretando a una detective excepcional en cualquiera de sus lecturas. Y no podemos ponerle ni medio ‘pero’: a pesar de que es difícil creer que exista algún humano como su personaje, Stella Gibson resulta muy creíble. Lo mismo ocurre con la parte masculina de la serie: el asesino en serie interpretado por Jamie Dornan resulta igual de convincente, y eso también es complicado teniendo en cuenta que tiene que ejercer de padre, esposo y asesino ejemplar.

The Fall y Bron/Bröen. Si habéis visto Bron/Bröen o The Bridge, puede que reconozcáis algo de ellas en The Fall: la obsesión de la detective por atrapar al asesino; ciertos ramalazos de excentricidades que vienen, precisamente, de esa obsesión por el caso; la autoexigencia que se impone la investigadora, y que quiere que sigan los empleados en su equipo…

The Fall y Forbrydelsen ( The Killing). También tiene algo, quizá mucho, de Forbrydelsen (o de su versión norteamericana, The Killing): la frialdad de la agente Gibson, que se separa del caso para ver con objetividad qué es lo que está pasando; la ausencia de cualquier trato amistoso con la gente de su equipo (salvo a ratos con la forense interpretada por Archie Panjabi-¡sí, sale Kalinda!-; el anteponer el trabajo a cualquier otra cosa… Seguimos siendo muy fans de Sarah Lund, pero Stella Gibson empieza a escalar puestos en nuestro listado de heroínas que molan.

The-Fall

Escena de la primera temporada de The Fall

The Fall y Dexter. No es que Dexter fuera un tipo lo que se dice corriente, pero a ratos lo parecía. O más bien lo intentaba. Por eso jugaba a ser padre de familia, por ejemplo. Algo parecido ocurre con el asesino en serie de The Fall: resulta que es un padre de familia estupendo y un psicólogo que se preocupa por sus pacientes (trabaja como orientador en un organismo público). Pero el papel que mejor se le da, y en el que no finge ni media, es el de asesino en serie. Esa doble vida, en la que tiene que esconderse no sólo de la Policía sino también, o sobre todo, de su familia, da puntos a la serie.

Pues lo dicho: una buena serie para los amantes de los thrillers que buscan algo más que saber quién es el asesino. O eso nos pareció a nosotros. Quizá os resulte más fácil juzgar con el trailer de la segunda temporada. Os dejamos con él. ¡Buena semana!

Bea

View more posts from this author